Específicamente pensada para pacientes que presentan problemas de masticación, deglución o disfagia y otras necesidades alimentares específicas, no pudiendo por eso alimentarse de forma tradicional, la Alimentación Natural Adaptada (ANA) permite modificar las texturas y a su vez cambiar la densidad calórica. Podemos conseguir diferentes texturas como: líquida, néctar, miel, pudding y puré, asegurándo una alimentación natural, completa y equilibrada manteniendo el sabor original.

Las ventajas de una Alimentación Natural Adaptada (ANA) son variadas: